Pasado, Presente o Futuro

Me encanta reflexionar y sobre todo con otras personas para compartir distintos formas de mirar el mundo. El placer de simplemente sacar punta al lápiz, de estar en el presente que es lo único que realmente existe. Plena Presencia aceptando el pasado y sin obsesiones por el futuro.En el presente es quizás donde puedes preparar tu lápiz para disfrutar de pintar más tarde. Hoy simplemente me encontré con esta pregunta y te la comparto. Y tú qué prefieres?

 

 

Anuncios

Encuentra tu Ikigai

El secreto japonés para vivir más tiempo y con mejor calidad de vida se encuentra en tu ikigai. Hoy te explico cómo hacer el ejercicio para ir reflexionando en todos los aspectos que te harán descubrir y reconectar con tu ikigai. Muchas veces no se trata de encontrarlo sino de recordarlo😊 Nuestro Ikigai está escondido en nuestro interior y requiere de paciencia para ir explorando y observando. Es interesante comentarte que la palabra jubilación no existe para los japoneses tal y como la entendemos nosotros . “Tu ikigai” trasciende el concepto occidental de jubilación. Eso por lo que te pagan o pagaron si está en tu ikigai seguirá más allá de la jubilación puesto que sino sólo habría sido tu profesión.

Los beneficios de nuestra energía Loki

El símbolo del árbol de la vida me fascina y su relación con el tarot para comprender nuestro ser y aceptarnos tal como somos. Estudiar y reconocer las distintas energías que hay en nosotros nos da paz. Hoy las preguntas para que reflexiones y compartas salen de tu Diablo interno o tu arquetipo de Loki. Aprende, observa y acepta todo tu Ser.

¿Qué narices es el Coaching?¿Qué hace un Coach?

Durante estos tres últimos años no he dejado de estudiar y profundizar sobre todo este gran mundo de herramientas que engloban el coaching, el autoconocimiento y el mindfulness. Y lo más importante, lo he aplicado en mi y seguiré estudiando y profundizando en ello porque realmente me funciona y me da paz.

Hoy me he decidido a escribir este texto debido a la dificultad que muchas veces encuentro entre mis amigos, familiares y personas cercanas, que no comprenden muy bien el concepto, y a veces detecto cierto miedo, reticencia y desconfianza.

En muchos casos, cuando encontraba a alguien que conocía el término, me comentaba con mucha seguridad que se autodenominaba a sí mismo coach porque, cito literalmente, “todos somos coach“. Estoy totalmente de acuerdo en que todos somos coach en potencia, pero no en acto. No hemos estudiado las herramientas ni los métodos que pueden permitirnos denominarnos de tal forma o ni siquiera hemos pasado por un proceso de coaching. Es cierto que todos creemos saber dar consejitos, creemos que nuestra verdad es la única y creemos que ayudamos a otros guiándolos según nuestra verdad, pero es evidente que eso no es coaching.

Sin duda, en muchos momentos puntuales podemos realizar una pregunta fortuita que cambie y ayude en la visión o el pensar de otros, pero es algo no premeditado que no tiene por qué repetirse. Como veremos más adelante es un arte que implica vivencia personal, estudio y formación continua. Evidentemente, todos hemos topado con alguna persona que sin formación alguna tiene ese arte de manera natural, aunque si existe el coaching y sigue creciendo es porque no abunda de forma tan natural en las personas. Si no te gustan los anglicismos puedes cambiarlo por formador en el arte de reflexionar.

Como ya he mencionado en algún otro escrito, en los últimos veinte años he trabajado en centros deportivos y en algún centro hace muchos años ya conocí esa palabra de COACH puesto que la llevaba impresa en la camiseta de la empresa. La palabra Coach traducida literalmente quiere decir “entrenador” aunque el coaching no tiene nada que ver con decirle a alguien cómo entrenar, ni mucho menos.

Así que ser Coach no consiste en decir frases motivadoras del tipo “Venga, tu puedes…”, “ni entregar un planning perfecto” ni tampoco consiste en una charla en la cafetería con tu amiga que aunque es muy reconfortante, no cabe duda, no tiene los mismos resultados ni beneficios.

El coaching puede definirse como un proceso de entrenamiento y aprendizaje donde el coach a través del arte de hacer preguntas consigue ayudar a otras personas cuando necesitan información, estructura, orden, control y motivación, tanto en su vida personal como profesional. El Coach no deja de buscar y estudiar herramientas y métodos para poder producir ese “darse cuenta“, esa mirada amplia en su coachee o cliente. El Coach potencia y desarrolla las capacidades de la persona o del equipo para conseguir objetivos personales o de la empresa y su cometido es acompañar. Para empezar el viaje debemos saber el punto de partida y por ello el coaching está totalmente ligado al autoconocimiento.

Ahora que aprendiste esta palabra, si comienzas a fijarte encontrarás a tu alrededor este concepto junto a otros apellidos: coach nutricional, coach transpersonal, life coach, coach educativo y una interminable lista de nombres. Muchas personas consideran terrible que cada vez haya más competencia, y sin embargo, eso sólo demuestra la necesidad tan acuciante en nuestra sociedad de estos profesionales.

Entonces, el coaching ¿Para quién es? 

Si actualmente tienes algún tema en tu vida que quieras clarificar y tomar las riendas pero no ves por dónde cogerlo, entonces puede que tu mejor opción sea contratar los servicios de un Coach.

Según esto disponer de los servicios de un coach sería bastante habitual, puesto que muchas veces deseamos mejorar algo, clarificar o desarrollar un tema pero no tenemos claro por donde empezar, ni cómo, o quizás, ni qué queremos realmente.

Coach, psicólogo, mentor, consultor…

Si tus problemas ya están afectando tu salud quizás lo más adecuado sea un psicólogo.

Si necesitas para tu empresa que otro profesional y en base a su experiencia previa en el sector te aconseje, quizás necesites un mentor.

Si quieres que analicen con datos e informes qué acciones haces bien o no según un modelo contrastado quizás lo que necesites sea un consultor.

b2ap3_thumbnail_Fotolia_78328016_S_b

Así que recuerda que si acudes a una sesión de coaching no vas a encontrar a ningún mago, ni esotérico, ni adivino con bola de cristal ni tampoco una persona que te diga lo que tienes que hacer con tu vida.

A veces, la primera impresión que puedes tener es que has pagado simplemente para que te miren y te escuchen y puede parecer que el coach está bastante tonto y que no se entera porque no hace más que preguntarte y tú le explicas mil veces y parece que no lo pilla y de repente ocurre un… ¡eureka! y esa persona que tenías delante, de la cual ya estabas dudando seriamente, ahora comprendes que es un artista y te ha sacado la solución que tú no veías y lo mejor de todo es que ha hecho que tu lo vieras a tu ritmo. Sé paciente, date y dale tiempo porque quizás no ocurra en la primera sesión.

Realmente es un arte digno de convertirse en una asignatura escolar y que bien podemos enlazar con la filosofía o el poder de aprender a reflexionar.

¿Estás dispuesto a reflexionar y a permitirte romper tus esquemas mentales actuales para obtener una visión más amplia y clarificadora?

¿No sabes cómo enfocar ciertos temas en tu vida?

 

Por un futuro lleno de profesionales del Coaching o mejor aún por una Educación que lo contenga.

 

 

La Petite Mort

“El orgasmo femenino está lleno de sorpresas. Podemos experimentarlo a nivel físico, mental y emocional como una explosión interna que nos deja la mente en blanco por unos segundos. Es un “fuego” que nos estremece y, en el caso de algunas, llega incluso a provocarnos pérdida de la conciencia por un breve instante. Le llaman Le petite mort o la pequeña muerte, una rendición total frente al sexo, “morir” a  gusto.

Estudios han revelado que las mujeres necesitan desactivar las zonas del cerebro relacionadas con el estrés, la ansiedad y el miedo para alcanzar el orgasmo. Es decir, ellas requieren mayor desinhibición que el hombre para permitirse sentir placer.”

A veces necesitamos una pequeña muerte en vida, morir un poquito para aprender a vivir. Quizás nos llega algo en la vida que no comprendemos que nos obliga a desapegarnos de todo y de todos. De manera abrupta, aparece una especie de muerte que nos presta su valiosa herramienta. Esta etapa nos ayuda a quedarnos “en los huesos”, solos con nuestro esqueleto, y nos entrega una bella guadaña para segar todas las hierbas que tapan nuestro jardín. Aceptar y disfrutar de este momento es realmente mágico y también complicado aunque su belleza radica en eso mismo. Poder observarnos según vamos cortando nos acerca a nuestros huesos hasta absorber nuestro propio tuétano, esa sustancia grasa de color blanquecino, rica, esponjosa y sangrienta tan extremadamente valorada.

Tras este laborioso trabajo orgásmico sólo queda disfrutar por lo perdido y encontrado. Los aromas que nos rodean ahora son de libertad, esencia y ligereza. Un placer para todos los sentidos fruto del abandono y la plena confianza en la vida tras concentrarnos solamente en sesgar.

Y así continuamos el viaje disfrutando del desapego que una especie de pequeña muerte nos regala para poder comenzar a vivir con el sabor de nuestro tuétano en los labios.

 

CYMERA_20180902_015720

Almate- Lourdes de la Red

Mi-lagros y Sonidos

A veces nos agarramos a situaciones, personas o historias que ya no resuenan con nosotros y tardamos en salir de nuestro enredo; mas cuando lo hacemos nuestra visión es nueva, limpia, más amplia y serena. Mi mochila ya no pesa, a veces creo que ni siquiera tengo mochila y me siento rara. Mis hombros aún se elevan como si llevase esa carga y tengo que parar y tocar mi espalda para darme cuenta de que no hay nada que cargar. Entonces respiro llena, llenita de paz, de mi misma, amiga de mi vulnerabilidad y de mi fortaleza. Una increíble contradicción que me llena de dicha y me regala compasión hacia mi persona y se expande hacia todo el que lo desee vibrar. Ese es nuestro gran Don,  vibrar en la frecuencia que deseemos. Podemos elegir cada día, cada hora, cada minuto y segundo nuestra música. Entonces ocurren los mi-lagros, es decir “mis logros” y encuentras otras personas que suenan como tú y uniendo sincronías y causalidades se unen en una danza de riqueza musical sin igual

¿En qué música vibras?

audio2

 

Reinventarse o Morir en vida

Y un día Todo se para y Todo es cuestionable y Nada es lo que sabes. Y con ese Todo y esa Nada decides parar y observar. Tras el silencio llega la idea, el deseo de dar y los motivos de acción que sabes son los verdaderos en este nuevo día. Intuición con forma que apenas parece seguir la estructura socialmente aceptada aunque la claridad del sentimiento te empuja con verdadera seguridad y confianza. Sin dudas, aunque acompañada de miedos, reconoces sólo un medio: ¡Andar! y es en esa andadura donde sabes que está la meta, tus ítacas.

De Todo y de Nada sólo extraes una verdad, una certeza: El ciclo de la Naturaleza y el puro cambio constante y tu enredo en él. Negar la certeza de la mutación constante es un absurdo del Ego que sigue negando la muerte como parte del renacer.

Primavera ven a mí y tócame con tus alas de cambio y aire fresco.

Almate-Lourdes de la Redmujer-de-primavera

 

CLARIDAD MENTAL Y EMOCIONAL

  La carrera de Educación Social la elegí y estudié de forma muy consciente tras dejar  Publicidad. Si si, publicidad! Soy muy inocente y realmente creía que podía cambiar la comunicación mediática y ponerla al servicio del bienestar personal y social. En poco tiempo me topé con la realidad de mi proyecto ilusorio y decidí cambiarme de carrera. Así que, convencida de que la educación formal o informal era el pilar del cambio disfruté estudiando. Tras la carrera, muchos pensaron que me desviaba de mi camino porque comencé a trabajar en centros deportivos y no con las supuestas personas que “necesitaban de la labor de un educador social”:     inserción laboral, sectores marginales, drogodependencias…

Sin embargo, yo veía necesidades en todas partes y con todas las personas. El paso del tiempo me lo ha confirmado: Aquellos que creemos “ser normales” tenemos unas carencias emocionales abismales, somos verdaderos discapacitados emocionales. Somos capaces de mandar miles de mensajes y emoticonos con diferentes caritas pero no podemos preguntar directamente a nuestro vecino, compañero o amigo: ¿cómo te encuentras?, ¿puedo hacer algo por ti?, no vaya a ser que nos responda y tengamos que lidiar con una lluvia de emociones ajenas. La desconfianza irradia por nuestros poros, abrazamos con miedo y a cuentagotas (no vaya a ser que se nos termine nuestro suministro de abrazos) y eso sí, sólo a quién creemos que nos lo devolverán en igual grado. Usamos máscaras sociales y actuamos continuamente para supuestamente protegernos pero, ¿de qué?. Buscamos todo aquello que nos separe que nos diferencie de los demás y nos olvidamos de disfrutar de aquellas semejanzas que nos unen y nos permiten aprender a respetar las verdaderas diferencias. Somos adictos a las tecnologías, a los falsos me gusta, a los títulos y a las apariencias. Nos sentimos estresados, ansiosos y tenemos miedo de cambiar cualquier cosa en nuestra vida apegándonos a personas, etiquetas, modas y trabajos…

Ahora repite que “somos normales” y no necesitamos herramientas de transformación, es decir de educación, formación y de desarrollo personal y social.

El Educador Social por definición debe ser capaz de evaluar las demandas para que las líneas de acción social y educativa sean las adecuadas. Así que, actualmente considero que en cualquier sector y ámbito puedo ejercer mi profesión, mi vocación.

Tras veinte años entrenando personas y formándome sin tregua en el plano físico he comprendido que el cuerpo es una puerta de paso hacia un cambio o transformación, puesto que es lo primero que comprendemos y paralelamente vienen los cambios mentales y espirituales.  Hoy en día sigo creyendo que la triada cuerpo- mente- alma componen la base del Ser y por ello sigo profundizando no sólo en el plano físico sino también en el emocional y mental. Esta observación me ha llevado a desarrollar un proyecto para entrenar de manera consciente tu mente y emociones buscando todo tipo de herramientas y dinámicas creativas y lúdicas que puedan ayudarnos a seguir desarrollándonos.

Si existen gimnasios para entrenar el cuerpo ¿por qué no crear espacios y momentos específicos para entrenar las demás áreas que forman parte de nosotros?

La demanda actual de esta sociedad que comienza a despertar y el deseo de elevar su nivel de consciencia es  más que patente. Muchos dejan de ser autómatas y deciden parar y observar para así descubrir el personaje y reconocer al actor que se esconde tras la máscara.

Quizás tú empezaste por cambiar pequeñas cosas, o como yo empezaste a cuestionarte y a decir o hacer aquello que guardabas antes y recuperaste así tu inocencia. Puede que quizás te permitiste empezar a abrazar sin miedo, a dar y agradecer sin esperar nada a cambio…

Cada cual lo siente y lo vive de una forma diferente y, sin duda es liberador. Si me comprendes es porque ¡ya lo has vivido! y sino tampoco pasa nada porque somos libres de vivir y sentir a nuestra manera, y eso es aún más enriquecedor para todos.

Atando cabos de mi propia trayectoria veo con claridad como los planes están bien trazados y yo sólo observo como actriz de este juego que es la vida.

Baila, canta, abraza, lee, llora, tira tu máscara a la basura o píntala, ama, patalea, grita, salta, corre, medita, da sin miedo y por igual…Acepta el cambio, Acepta la experiencia, Ama la vida, ámate!

 

ALMATE   Ama tu Alma

Lourdes de la Red

Diciembre 2016

 

Escultura de la Mujer árbol

EL ÁRBOL DE LAS MUJERES

Imagen relacionada

 

Este texto lo escribí hace años para entregarlo a mis alumnas de Danza Oriental.

Una escultura bellísima de una mujer árbol fue la inspiración.

 

La mujer árbol es una mujer con formas voluptuosas y armónicas cuyo cabello o brazos se transforman en ramas. La mujer, como el árbol, debe tener las raíces bien ancladas en la tierra porque le alimenta y le da la vida. Pero, igualmente esa mujer sin sueños no es nada, como el árbol sin ramas que acaba siendo un tronco hueco y acaba por morir.

En la tierra muchas raíces pueden cruzarse pero sus ramas ni se rozan. O al contrario, raíces lejanas y ramas entrelazadas.
Mujeres que conectan a diario entre ellas aunque sus sueños y anhelos no se asemejan y las separan. Al igual, que hay mujeres que aparentemente nada les une aunque sus sueños las conectan más que la realidad.

Hay árboles que sustentan a otros vencidos por las inclemencias, como también encontramos otros que dan sombra al más precioso árbol escondido tras su sombra.
Mujeres que hacen crecer a otras y mujeres que esconden a la más bella por su propia inseguridad y miedos interiores.

Así mujer o árbol, árbol o mujer parecemos unirnos por esta bonita analogía que nos hace soñar en estos arduos tiempos y se repite en los pasados y venideros.

 

Y todo ello aplicado a la música y la danza, nos lleva a recapacitar y darnos cuenta de otra analogía:

Representamos con nuestro cuerpo inferior los instrumentos de tierra, las raíces hundidas en la percusión o sonidos más primitivos que acompañan al hombre desde su origen y son innatos en él.
Pero, la melodía, el viento está en nuestros brazos y manos,en nuestra parte superior que sólo puede llegar a ser armoniosa con una mente libre y soñadora.

Así que    A SOÑAR CON LOS PIES EN LA TIERRA

Lourdes de la Red